La tasa de hombres a los que les ha sido diagnosticado cáncer de testículos se ha duplicado en los últimos 50 años. 


¿Qué es el cáncer testicular?
El cáncer testicular se produce cuando las células normales de uno o ambos testículos se transforman en células anormales y crecen de manera descontrolada. Los testículos se encuentran dentro de un saco de piel llamado “escroto”. Producen esperma y hormonas masculinas.
El cáncer testicular aparece con mayor frecuencia en jovencitos y hombres de entre 15 y 35 años de edad. Existen distintos tipos de cáncer testicular, pero la mayoría de los casos, sin importar el tipo, se puede curar con tratamiento.
¿Cuáles son los síntomas del cáncer testicular?El primer síntoma de cáncer testicular con frecuencia es un bulto o inflamación en el escroto que no causa dolor. Otros síntomas pueden incluir:
●Dolor sordo o sensación de pesadez en la parte baja del área del estómago o alrededor del ano o del escroto.
●Dolor en los testículos o el escroto.
Estos síntomas pueden deberse a padecimientos que no son cáncer, pero si siente un bulto en un testículo, debe consultar a su médico o enfermero lo antes posible.
¿Cuales son los factores de riesgo?

Los varones jóvenes de entre 15 y 40 años son los que corren mayor riesgo de desarrollar cáncer de testículos. Las causas del cáncer de testículos no son conocidas, pero existen factores que pueden aumentar el riesgo en los hombres, tales como:

●El historial familiar, como es el caso de un padre o un hermano al que se le haya diagnosticado cáncer de testículos.

●Ya haber padecido anteriormente cáncer de testículos.

●La criptorquidia (descenso incompleto de los testículos) de nacimiento.

¿Existe alguna prueba para detectar el cáncer testicular?
Sí. Si su médico o enfermero sospecha que tiene cáncer testicular, es posible que pida un ultrasonido testicular. Este es un estudio de imagen que crea imágenes del interior de los testículos y puede detectar formaciones anormales. En los hombres en los que se sospecha cáncer testicular, una masa o un nódulo que se detecte con el ultrasonido puede ser un signo de cáncer testicular.
La única forma de determinar con certeza si un hombre tiene cáncer testicular es que el médico saque el testículo anormal y lo envíe a un laboratorio para que se analice si tiene cáncer. La cirugía para sacar un testículo se llama “orquiectomía”.
¿Cómo se trata el cáncer testicular?
Sacar el testículo es la primera parte del tratamiento. La forma en que sigue el tratamiento depende de lo siguiente:
●El tipo de cáncer detectado
●Si hay riesgo o no de que el cáncer pueda regresar – Este riesgo depende del tipo de cáncer, pero también de si se ha extendido o no fuera del testículo. En algunos casos, los médicos también realizarán pruebas de sangre para buscar "marcadores tumorales", que son sustancias en la sangre producidas por el cáncer. Medir los niveles de estos marcadores puede ayudar a guiar el tratamiento.
En general, las opciones de tratamiento del cáncer testicular podrían incluir cualquiera de los siguientes elementos:
●Quimioterapia – Quimioterapia es el término que utilizan los médicos para denominar a las medicinas que destruyen las células cancerosas o que evitan que crezcan.
●Radioterapia – La radiación mata las células cancerosas.
●Cirugía – El cáncer testicular a veces se trata con cirugía para quitar los ganglios linfáticos cercanos, los cuales son órganos internos con forma de frijol. La cirugía puede prevenir que el cáncer testicular se esparza por el cuerpo y el médico también podría realizarla para sacar material de otra parte del cuerpo si el cáncer se ha esparcido.
●Un programa riguroso de seguimiento (también llamado vigilancia activa) – En los hombres con cáncer testicular temprano, no siempre se necesita otro tratamiento después de sacar el testículo. Para estos hombres, los médicos a veces recomiendan simplemente supervisar el cuerpo para detectar cambios que pudieran indicar la reaparición del cáncer.
¿Qué sucede si un día quiero ser padre?Si un día quiere tener un hijo, consulte a su médico. Algunos tratamientos para el cáncer testicular pueden reducir o detener la producción de esperma. Algunos hombres deciden almacenar su esperma antes del tratamiento para poder usarlo en el futuro para tener un hijo.

 Conoce los riesgos, examínate.